«Existe una enorme resistencia al cambio por parte de los directivos»

Incorporar una cultura, habilidades, organización y competencias nuevas son las claves de la transformación para esta experta en negocio digital

Liliana M. Colodrón: Compartir su experiencia para evitar los errores que cometen hoy en día las empresas frente a la transformación digital es el hilo conductor de la conferencia que protagonizará  Joana Sánchez, presidenta de Íncipy y vicepresidenta de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), en el Congreso e-volución, organizado por El Norte de Castilla. 

-En sus veinte años de experiencia en el mundo de internet y la tecnología, ¿cuál cree que es la principal transformación que han experimentado las empresas?

-Internet, las nuevas tecnologías y la Economía Digital son y seguirán  siendo un motor de transformación, de oportunidades y crecimiento.  La transformación principal de las organizaciones supone la incorporación de una nueva cultura así como nuevas competencias, conocimientos, habilidades, organización y sistemas de trabajo, lo que conlleva una demanda de nuevos perfiles profesionales. Y sobre todo supone el reto de liderar y gestionar nuevos equipos con talento multidisciplinar, multicultural y multigeneracional. 

-Utilizamos hoy en día la palabra innovar con exceso, pero a su juicio, ¿cuál cree que es la verdadera esencia de la innovación?

-Desde mi punto de vista, la innovación consiste en utilizar la creatividad con éxito para aplicar valor de una manera distinta y para ello la innovación en el siglo XXI debe incorporarse en toda la organización, que debe saber colaborar con el exterior: clientes, proveedores, emprendedores, partners... La esencia está en crear una cultura abierta al cambio.

-¿Cuál es el principal reto al que deben enfrentarse los empresarios y CEOs que se ven en la necesidad de encaminar la senda de la transformación digital?

-La revolución digital y tecnológica está alterando profundamente nuestra forma de vivir, trabajar y de relacionarnos. Por su escala, alcance y complejidad, la transformación será totalmente disruptiva. Y aunque todavía no sabemos exactamente cómo va a desarrollarse, sí que ya conocemos que la respuesta a la misma debe ser integrada e integral, involucrando a todos los actores de la política mundial, de los sectores público y privado así como de la sociedad civil para que se convierta en una oportunidad de desarrollo. En este entorno, los empresarios y CEOs deben sin ninguna duda abordar la transformación digital, con el gran reto que supone implicar a todas las personas de su organización, definiendo una buena hoja de ruta orientada a crear una cultura capaz de abordar con éxito este proceso. Las personas y la cultura son el mayor freno para esta transformación.

-Y las pequeñas empresas y autónomos, ¿pueden competir en esa carrera por la adaptación digital?

-Los autónomos y pequeñas empresas tienen la ventaja de adaptarse mucho más rápido que las grandes organizaciones, que deben realizar un gran esfuerzo para cambiar la cultura en sus amplias estructuras. El diferencial clave no consiste en tener la mejor tecnología sino en utilizarla mejor y para ello los individuos y las pequeñas organizaciones bien formadas en competencias y conocimientos digitales tienen una ventaja competitiva, son más capaces de ver las oportunidades donde las grandes pueden ver riesgos y de actuar de forma más rápida.

-Siendo práctica, ¿puede señalar la principal herramienta transformadora que debe asumir una empresa?

-Cualquier empresa en el siglo XXI debe implementar y saber utilizar la tecnología, especialmente las plataformas sociales colaborativas que le permitan trabajar colaborativamente, conversar, conocer y trabajar en equipo de manera ágil desde cualquier lugar. Y debe permitir el error, eliminando el miedo al fracaso de directivos y personas. Equivocarse no significa fracasar sino aprender en un entorno de cambio rápido y permanente y es la única manera de avanzar.

-Usted es una experta en organizar equipos, ¿cree que tal vez la falta de liderazgo en las empresas es un lastre preocupante?

-El problema de nuestro país es que existe una enorme resistencia al cambio por parte de los directivos. Curiosamente son a los que más les cuesta formarse y entrar a conocer y participar en las redes sociales, como una manera de entrenarse y escuchar a sus empleados, consumidores y clientes. Sinceramente sin CEO no existe transformación digital. El liderazgo lo debe ejercer el CEO y para ello debe formarse. Y el comité ejecutivo debe incluir la hoja de ruta digital en su agenda diaria y destinar tiempo a adquirir las competencias digitales necesarias para cambiar su liderazgo.

-¿Cuál es el futuro del mercado laboral y cómo podemos estar preparados?

-Estamos al borde de una revolución tecnológica que va a alterar profundamente nuestra forma de vivir, trabajar y de relacionarnos. Por su escala, alcance y complejidad, la transformación será totalmente disruptiva. Y aunque todavía no sabemos exactamente cómo va a desarrollarse, sí que ya sabemos que va a impactar directamente en el mercado laboral, desapareciendo o transformándose la mayor parte de puestos de trabajo que hoy conocemos. A la vez que van a desaparecer puestos de trabajos se van a crear muchos nuevos y debemos formar a nuestro personal para que estén situados en los nuevos ámbitos. 

 

Congreso e-volución

Organizado por El Norte de Castilla, cuenta con Telefónica como patrocinador oro, Atresmedia como socio colaborador, el Ayuntamiento de Valladolid, Vacolba y Correos como patrocinadores plata; Media Markt Business como socio tecnológico y el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León, el Club de Dirigentes de Comercio Electrónico , Trinum Soluciones Integradas y Aventos Producciones Audiovisuales particpan en el evento como partners. 

Category: